Inicios Comercio Internacional en el Peru

Los Inicios Comercio Internacional en el Peru viene desde los inicios del hombre, las prácticas comerciales han sido una parte esencial para el abastecimiento y el consumo de las civilizaciones antiguas. La escasez de alimentos fue la causa principal para empezar a valorizar el cambio mediante el trueque. Por la edad media el comercio se vio más marcado por los aspectos morales, éticos, la usura, la propiedad y la moneda. Después de aquello el Mercantilismo empezó a ganar terreno, y fue así que en esas épocas los metales preciosos se convirtieron en el principal indicador de desarrollo de los países.

La acumulación de de oro y plata provoco el origen del comercio internacional a través de rutas marítimas, y gracias a la Revolución Industrial, con el fenómeno de la maquina, la imprenta y la ampliación los mercados, el comercio tuvo su auge y cada vez estas actividades se convertían en un importante factor de desarrollo de todas las naciones. Y ahora con los cambios tecnológicos, la última Revolución de La informática y la integración de los Bloques Regionales, En este último siglo, el comercio exterior no solo es importante, sino imprescindible para el desarrollo de una nación.

El Perú no ha sido ajeno a todas estas etapas económicas, en Épocas preincaica e incaica, un factor de unificación y de intercambio fue la clave para el desarrollo del todo el imperio. Desde la costa (cultura Chincha) llegaba el pescado seco a la cordillera de los Andes, por los caminos de piedra construidos por el pueblo (Cápac Ñan). Y de igual forma, los habitantes de la costa recibían los productos agrícolas y artesanales de la montaña Comercio terrestre Comercio marítimo

Inicios Comercio Internacional en el Peru Qapac Ñam

Después de la invasión española, en el siglo XVII existió el más estricto monopolio económico estatal. España regia todo el comercio peruano en cuanto a minería, agricultura, etc. Y para el Virreinato, la tenencia de tierra fue la medida de riqueza, y el comercio con España estaba limitado solo para un sector privilegiado de la población. En esos años el flujo de importaciones eran las siguientes: caballos, sables, espadas, balas y casquillos; y nuestras exportaciones solo eran el oro y plata, el mercantilismo estaba en auge.

Inicios Comercio Internacional en el Peru Virreynato

Con las luchas en busca de la independencia se paralizaron el incipiente sistema productivo que se basaba en la explotación minera y agrícola de la costa. Después de aquellos años la emancipación nos costó la perdida de capitales extranjeros y el deterioro del comercio marítimo.

San Martín al mando del Perú y en su calidad de protector, gravo algunas normativas para el intercambio comercial e inició una nueva la historia del comercio exterior. Para el año 1828, se prohibió la importación de toda mercadería extranjera similar a la local. Pero para 1840 y con el Nuevo Reglamento de Comercio se admitió productos con similitud en la producción nacional con rasgos arancelarios de 5% al 36%.

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

Años después el guano se volvió en el nuevo boom, llegando a exportar 8 millones de toneladas entre 1824 a 1870. Después de la guerra con nuestro vecino del sur, se reactivo las exportaciones de minería, y los nuevos productos bandera fueron el azúcar y algodón. La vida económica del Perú, hasta antes de la Gran Depresión, casi no sufrió modificación: el patrón era la exportación de minerales, petróleo, productos agrícolas y productos pesqueros. Para los años de la crisis, las importaciones eran elegidas de acuerdo a la prioridad estatal. Luego de la Segunda Guerra Mundial, EE.UU era prácticamente el mercado exclusivo del país.

Desde aquellos años hasta la actualidad, el comercio peruano ha realizado una serie de enfoques pragmáticas. Con los gobiernos democráticos que abarco hasta los inicios de los 60’, la protección para la industria nacional fue muy limitada. Con el gobierno de Belaunde se reforzó la protección, incrementándose los aranceles.

Para los 70’, época de la dictadura militar, se creó La Ley General De Industrias y la ley de comunidad industrial, los cuales trajeron como consecuencia la restricción de algunos productos importados y el aumento de los aranceles a un 97%. Con el primer gobierno Aprista, los tipos de cambio fueron múltiples y fijos, destacando entre estos el dólar MUC (mercado único de cambios) y el CLD (Certificado de Libre Disponibilidad).

Hasta antes de de los 90’, el modelo de la economía peruana no se basaba en un desarrollo de comercio exterior sino en un interior.  La apertura económica se inició durante el gobierno de Fujimori para hacer frente a una crisis económica muy seria que había minado la industria y provocado una hiperinflación aguda. Sin embargo, con el gobierno del chino, el modelo neo-liberal trajo un déficit comercial de 2477 millones de dólares americanos.

Con Toledo se observo un claro crecimiento macroeconómico y la reactivación de la economía, en el aspecto integracionista Toledo, estableció acuerdos económicos con Brasil. Con Estados Unidos promovió y aceleró las negociaciones para el Acuerdo de Promoción Comercial Perú – E.U.A.

Inicios Comercio Internacional en el Peru TLC

En este último gobierno, el Perú sigue manteniendo su economía (comercio e industria) en torno a la extracción y comercio, a través de la exportación, de recursos minerales como el oro, el cobre y el gas natural. Este último, procede de reservas encontradas en la selva, en la zona de Camisea, y que será dirigido a la exportación hacia mercados tales como México y EE.UU.; proyectando una vez más al Perú como un país de posibilidades de inversión y de comercio, tanto de América del Sur como de América Latina.

Bibliografía

  • Pérez Espinoza, Arbués. (2000). Manual de promoción y exportación – Teoría, Política y Gestión, Universidad San Martín de Porres. Lima, pp. 77-80.
  • Pineda Vásquez, Blanca Luz. (1999). Comercio Exterior: Opción del siglo XXI. Editorial Gómez S.A., Tercera Edición, Perú, pp. 18-26.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll To Top